15.3.10

Notas sueltas Dos

... Y un día te das cuenta de que no hiciste ninguna de las cosas que soñabas, que no te convertiste en quien se suponía que fueras como si el fracaso te abrazara y aún así no sabe a fracaso ni a desdicha sino simplemente a la vida desarrollada de manera mansa, intrascendente, un poco cobarde quizás, pero pacífica, tranquila, conciente de lo perdido y sin embargo preparándose para todo lo que aún queda por ganar.

2 comentarios:

MentesSueltas dijo...

Hola Nochelarga, pasaba a saludarte, espero estes bien.

Te abrazo
MentesSueltas

Ana María Díaz dijo...

Si es lo que se ve, gente amansada en pequeñas y a veces lujosas cuevas, una realidad mansa, traumada, torturada y poco feliz, enfermos de mentira. Pero lo loco es que la mayoria no puede o no quiere ver. ¡Estan cómodos!!!!!!!!!
VER es el maravilloso abismo del cambio. El abismo que refleja nuestra propia mirada sobre lo que somos y un futuro potencial de aliento, coraje, valentia y implemnte arriesgarse a vivir!!!!!!!!!!!!!